top of page
  • Ernesto Rivera

Doom (2016) Review


Nunca olvidaré la primera vez que jugué DOOM. Lo alquilé para SNES y cuando vi el cartridge color rojo sabía que iba a ser algo diferente. La violencia y rapidez con la música rock de background era todo una experiencia metal. Si extrañas ese tipo de juego, pues considera el nuevo DOOM de Id Software como una cartita de amor dedicada a ti. El juego comienza sin mucha fanfarria. Es fácil, eres un badass, hay demonios, ve y mátalos a todos en las maneras más grotescas que encuentres. Esta nueva entrada en la franquicia deja atrás el estilo survival horror que implantaron con DOOM 3 y vuelve a la acción descontrolada de los dos originales.

Los controles se sienten como una evolución natural del DOOM original, siendo el movimiento mucho más rápido que en shooters regulares. El ritmo de progreso es igual de rápido. En tan solo 15 minutos de empezar una campaña ya tienes pistola, armadura, y la fabulosa shotgun. En esta entrada hay un gran enfoque en executions, animaciones donde puedes acercarte a un enemigo mareado y despedazarlo, algo similar a lo que eran los chainsaw kills en Gears of War. Estas executions, llamadas Glory Kills en el juego, sirven una función de gameplay clave para poder sobrepasar los obstáculos del juego: cada glory kill hace que ese enemigo muerto te deje vida. Manteniéndose al estilo oldschool, no hay vida que se regenera en DOOM, y para recuperarla debes explorar las áreas o hacer glory kills. Un poco más adelante en la campaña consigues la chainsaw, la cual es divertidisima de usar y tiene la función donde matar enemigos con ella hace que te dejen munición. Ya con esto tienes la base de el ritmo normal del juego. Dispara a los enemigos, usa glory kills para recuperar vida, y mátalos con el chainsaw para recuperar munición.

El juego motiva la rapidez. Muevete rapido y no te quedes en un solo sitio y te irá bien en el juego. La dificultad esta bastante retante. La acción es constante y si te detienes para buscar donde está el enemigo puedes morir rápidamente. Lo mejor es moverse continuamente dando vueltas por el área y escalando estructuras para tener un corto tiempo de reposo para situarte y seguir asi despachando los enemigos. Los niveles no son los más gigantescos pero si son lo suficientemente amplios para darte libertad de movimiento. También hay mucha verticalidad y tu personaje puede escalar estructuras bastante fácil. Siempre es buena idea explorar el área una vez limpia de enemigos antes de seguir adelante al próximo reto para buscar vida, municion, o armadura que te pueda ayudar. Aquí entra la customización de las armas, la cual se hace mediante tokens que encuentras en los niveles, recompensando tu exploración con mejores armas.

En modo normal está bastante dificil y hay tres niveles más fuertes con el nivel más dificil dando un game over al morir y tener que comenzar la misión completa. La fórmula es un tanto repetitiva, limpia el cuarto de demonios para poder continuar adelante, repite y repite. Pero la acción es tan frenética y el número de herramientas para descuartizar a los enemigos tan variada, que la campaña fue siempre entretenida personalmente. Para los que prefieren historia, aunque el juego no se enfoca en eso, sí hay textos de información sobre los enemigos y la historia que rodea el juego, algo similar a los audiologs que encontrabas en BioShock. La campaña dependiendo de dificultad se puede completar entre 9-15 horas. Los gráficos del juego son impresionantes, con un nuevo engine que permite una alta calidad de imagen con mucha rapidez de animación a un buen 60 frames por segundo. Este nuevo engine promete buenos juegos el en futuro para los creadores que quieran usarla para sus juegos y ya se utilizará próximamente en Dishonored 2 este año. La música es buena para emocionarte con la acción, aunque no se escucha mucho, cuando sale hace su trabajo y el juego tiene muchos detalles de sonido que ayudan mucho al ambiente de la presentación.

Fuera de la campaña, el juego ofrece multiplayer también, pero no es la gran cosa honestamente. Es divertido hasta un cierto punto, pero no es algo que va a retener jugadores a la larga. Tambien es dificil entender para qué tipo de jugador es dirigido. Fans de shooters militares como Call of Duty no van a estar interesados para nada, y fans de shooters más arcade tipo Halo van a encontrarlo inferior. No es un multiplayer malo. Corre muy bien y los servidores son rápidos y eficientes. Es uno de esos multiplayers que tienes que intentar para ver si hace “click” contigo. Para cumplir no está mal, pero donde el juego brilla es en la campaña.

DOOM es tremenda entrada en la franquicia que respeta el material original para traer una nueva experiencia muy divertida. Si eres de la vieja escuela de shooters, DOOM está hecho para ti pero aún así, el juego se lo recomiendo a todo tipo de jugadores que están buscando algo emocionante para jugar en estos meses suaves antes de la locura de E3 y todos los juegos que vienen para fin de año.

96 views0 comments
bottom of page